miércoles, 8 de septiembre de 2010

Uno más para Cristo



El 11 de marzo el dolor tocó a las puertas  de la casa de Julia Cedeño Cedeño. Su hija, fue intervenida quirúrgicamente porque tenía líquido en la barriga a causa de una tripa perforada. El panorama clínico se agravaba con un derrame interno.
 “Desde chiquita tenía esa afectación. Tenía un barrigón así de grande, que parecía iba a reventar”, describe  su madre simulando con las manos el tamaño de la prominencia.
“No se le veían los órganos. Tenía una especie de manta tapizada en el interior que no dejaba ver nada. Estaba muy grave. “
 “Un día de ese mes se acercaron a la sala de evacuación tres jóvenes del Templo Roca Fuerte, pertenecientes a la Iglesia Santidad Pentecostal Roca Fuerte de Bayamo, capital de la sur oriental provincia cubana de Granma. El propósito era orar por mi hija. De hecho, uno de ellos la conocía”, esclareció Julia Cedeño.
“Estaba muy enferma. Me veía más muerta que viva”, describe la joven de 25 años Lucila Ortiz Cedeño.
“Cuando los muchachos llegaron me hablaron de Jesús. Ese día mi madre y yo  lo aceptamos como salvador en nuestras vidas y yo particularmente creí que Dios podía salvarme.
“Al otro día de esa experiencia amanecí bastante mejor. Es un milagro muy grande el que he recibido. Hacía años que yo tenía esa tripa perforada. No sé como no fallecí. Dios es grande y todopoderoso”, asevera Lucila Ortiz.
Su madre, agradecida  por la salvación, añade algunos detalles de la recuperación de su hija:
“Lucila no podía pararse de la cama. Al otro día logró levantarse. Caminó bastante. Incluso criticaba a quienes con una operación menos riesgosa, andaban encorvadas. Ella estaba derecha, solo se quejaba de los gases.
Y mira. Ahí está. Nunca se ha sentido un dolor ni nada.”
“Yo no contaba con mi hija, pá que decirle. La única hembra que tengo, los otros dos son varones. Pero gracias a Dios ahí está.”
Al otro día aquella tríada de cristianos supieron de la restauración de la muchacha. La obra que Dios hizo en ella fue la detonante para formar un grupo que predicara la palabra de Dios en el hospital y orara a su vez por los enfermos.
Así surgieron los Guerreros de Cristo. Desde entonces, cada viernes y a veces hasta sábados y domingos, en dependencia del estado de los enfermos, asaltan con el verbo de Dios los vetustos salones del centenario centro hospitalario.
La caminata hacia el Hospital es cada día un desafío, sobre todo para quienes a pie recorren alrededor de cinco quilómetros por el sencillo goce de ganar uno más para Cristo.





jueves, 1 de julio de 2010

Levantaremos alas como las águilas


Hoy quiero hablarles de la esperanza en Dios.
Si miramos nuestro alrededor vemos cómo las noticias revelan desesperanza por doquier a causa de catástrofes naturales, crisis económica mundial, restricciones laborales, crueldad, carencias, por citar algunas.
Si tú eres un hijo de Dios que está experimentando desesperanza en alguna área de tu vida: no crees conseguir ese empleo que buscas, te preocupa cómo llevar el sostén a tu familia, te preocupan los recortes de plantilla, has perdido la esperanza de encontrar una pareja, o que seas sanado de alguna enfermedad que has sufrido por años y ya hasta comienzas a aceptar esa idea que nos venden los médicos de “convivir con la enfermedad”…tengo una palabra de Dios para ti hoy. Dice Isaías 40:31.
“Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán y no se cansan; caminarán, y no se fatigarán”
¿Cuántos creen que Jehová renueva nuestras fuerzas y que en él podemos descansar?
Yo no sé en quién tú has puesto tu confianza. Quizás todavía aquí sentado, diciendo ¡Aleluya! ¡Gloria a Dios! Pones tu esperanza en algún ídolo que te queda en tu hogar; quizás la pones en algún hermano de la congregación-ya eso es menos criticable-; en las medidas que adopte la máxima dirección del país….
 Les voy a decir algo hermanos, la esperanza del cristiano parte de una realidad histórica: ¡La tumba vacía! ¡El Cristo resucitado! ¡Con esto la muerte fue vencida, nuestros problemas, carencias, limitaciones, enfermedades, fueron vencidos!
No es que no vayamos a enfrentar problemas, si alguien te dijo que la vida de un cristiano es fácil y que todo lo tenemos resuelto, te han mentido irremediablemente.
Dice su palabra que seremos probados mediante cambios drásticos, pruebas difíciles, oraciones no contestadas, incluso tragedias incomprensibles.
Dios nos prueba para conocer dónde está puesta nuestra esperanza  y para que concienticemos mediante nuestras experiencias, en quién debemos de ponerla, en quién debemos confiar y esperar.
Yo te invito a que no mires las circunstancias. “Confía en Jehová. Encomienda a él tu camino; y él hará.”
Existe una gran diferencia entre el modo de enfrentar la vida de un Cristiano y aquellos que no lo son. Y es que nosotros descansamos y confiamos en Cristo. Nosotros confiamos y ponemos nuestras cargas en él. Nuestra esperanza está puesta en un varón de guerra, en un Dios Todopoderoso y fiel.
Les exhorto a que no apropiemos de la palabra escrita en Hebreos 12: 1-2
“Despojémonos de todo peso y el pecado que nos asedia y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante , puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual, por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio y se sentó a la diestra del trono de Dios.”
¿Cuántos creen que Dios lleva las cosas a una meta gloriosa? Amén. Dios les continúe bendiciendo.
                                                 Anaisis Hidalgo Rodríguez

Homilía


Érase una vez un rey que no tenía hijos para sucederle y puso un gran anuncio en los periódicos invitando a los jóvenes a solicitar la adopción en su familia. Sólo se requerían dos condiciones: amar a Dios y amar al prójimo.
Un muchacho campesino quería, pero no se atrevía a presentarse porque iba cubierto de harapos. Se puso a trabajar, hizo dinero, compró ropa nueva y se puso en camino para intentar ser adoptado por la familia del rey.
Cuando ya estaba llegando al palacio, se encontró con un mendigo que tiritaba de frío. El joven campesino se conmovió y le dio su ropa nueva. Vestido de harapos, le parecía inútil continuar pero decidió terminar el viaje y llegar al palacio. Llegó y todos los empleados se burlaban de él. Finalmente fue admitido a la presencia del rey.
Cuál no fue su sorpresa cuando vio que el rey era el mendigo del camino y que vestía las ropas que le había regalado.
El rey bajó de su trono, abrazó al joven y le dijo: “Bienvenido, hijo mío”.
Dios Padre es ese rey que bajó de su trono, se vistió con nuestras ropas, nuestra carne, y nos dijo y sigue diciendo: Bienvenidos, hijos míos.
Jesús, el Dios hecho hombre, el Cristo, el ungido, el Salvador, el hombre para los demás y el maestro, es sometido a una nueva entrevista por los reporteros del Jerusalem Post y del Heraldo Soria.
Jesús, ¿qué opinas, de los 613 mandamientos de la Ley, cuál es el más importante?
¿Conocía Jesús esos 613 mandamientos? No lo sé. Sí sabemos que, a veces, algunos se los pasaba por alto: curaba en sábado, perdonaba pecados, comía sin lavarse las manos, se dejaba acariciar por la mujer pecadora, permitía que sus discípulos no ayunaran…
Jesús sabía que entre esos 613 mandamientos había unos más importantes que otros.
Jesús sabía que entre esos 613 mandamientos había uno que era tan importante que aunque se cumplieran los 612 si no se cumplía ése de nada servía la observancia y el cumplimiento de los 612.
Jesús sabía que su Padre es amor, que él vino para mostrarnos el amor en acción y que el Espíritu Santo es la fuerza del amor en nosotros.
Y escogió dos textos de la Palabra de Dios para responder a los reporteros de los periódicos: “Amarás al Señor tu Dios”…Deuteronomio 6,5 y “Amarás a tu prójimo”…Levítico 19,18
“Toda la Ley y los Profetas se resumen en estos dos mandamientos. En este único mandamiento. Recuerdan la “imagen” del César en las monedas y la “imagen” de Dios en cada ser humano?
A Dios se le ama en lo concreto, lo tangible y palpable y lo palpable y visible es el ser humano, imagen de Dios, hijo de Dios. La originalidad y la novedad que Jesús introdujo en la historia de las religiones y de los hombres fue unir en uno sólo estos dos mandamientos. Jesús no los inventó, pero sí los unió en uno sólo.
El amor es uno, es único y es glorioso como el rostro de Dios.
El cristiano ya no vive bajo el signo de Aries o Piscis sino bajo el signo del amor tal como lo vivió nuestro maestro Jesús.
La última tentación de Jesús no fue el amor de una mujer, su última tentación fue la cruz y se abrazó a la cruz por amor a todos nosotros.
Por amor se hizo hombre.
Por amor se hizo obediente.
Por amor pasó su vida haciendo el bien a los oprimidos.
Por amor derramó su sangre.
Por amor se quedó en la eucaristía.
Por amor y para amar nos dio el don del Espíritu Santo.
Por amor y para vivir en el amor vendrá a buscarnos en el último suspiro de nuestra vida.
La vida de Jesús no tiene sentido sin la pasión y la voluntad de amar. La Biblia es la carta de amor más hermosa que tenemos, es la historia de amor, de un amor, del gran amor de Dios.
Ustedes me dirán, padrecito, todo eso ya lo sabía. No ha dicho nada nuevo. O sea que ya puede poner el punto final.
Déjeme decir una cosa porque no ha caído aún en la cuenta de que usted “no sabe amar”. A lo mejor no ha batido aún el record de ese famoso deportista que presume de haberse acostado con más de veinte mil mujeres, pero “usted no sabe amar”.
Usted que tiene tiempo para ir al fútbol y jugar al golf y…
Amar es dedicar tiempo a quien se ama.
Amar es estar al servicio de quien se ama.
Amar es escuchar el grito de quien se ama.
Amar es sacrificarse por quien se ama.
Amar es dar la vida por quien se ama.
En la sociedad en la que vivimos el amor se ha convertido en un artículo de consumo: amor de telenovela, amor de playboy, amor de vacaciones, amor de una noche…
El amor en la Iglesia y para sus seguidores es una responsabilidad, responsabilidad de crecimiento personal, de crecimiento en el conocimiento y en el amor de Dios y de los hermanos.
Sólo el que deja entrar a Jesús en su vida sabrá y podrá amar como Jesús.
Sólo el que se deja transformar por el Espíritu Santo entenderá y sabrá amar como Jesús.

Datos personales

Plantilla original blogspot modificada por plantillas blog